viernes, 24 de mayo de 2013

Mayo de Córdoba, ¿festividad popular?

Abanico de Feria, con la forma del recinto ferial de El Arenal.
Reconozco que estoy siendo cansino en mis entradas anteriores del blog cuando reitero la potestad de las decisiones de la forma de vida del pueblo, que es siempre del pueblo. Pero es que es tan flagrante su al parecer desconocimiento que duele, porque pocos son los que lo entienden, no ya la desclase política y sus gestores, a los que desgraciadamente se les nota solo ir a "lo suyo", sino incluso por el propio pueblo, que parece adormecido por su propio opio anestesiante, auto-desconsiderándose, auto-limitándose, olvidando su poder y su derecho.

Hoy voy a dejar aparte la defensa de esos derechos básicos que nadie debería tener que plantearse defender, como la alimentación, la vivienda,... ¿para qué seguir? Hoy me voy a limitar a momentos tan banales y al mismo tiempo tan cercanos, como son las celebraciones populares, parte de la idiosincrasia de una comunidad, y que están siendo robadas por la desclase política para seguir controlando los pensamientos de los que les pagan con un fin, al menos, dudoso (quiero ser condescendiente) a pesar de que todos sabemos cuál es la meta a conseguir: la poltrona.

Sí.

Pararse a pensar en estas minucias con la que está cayendo puede (y casi debe) resultar chocante. Millones de españoles sufriendo la injusticia del despotismo más déspota desde los tiempos feudales, y al administrador de este blog se le ocurre solo hablar de las fiestas de su pueblo.

- Pero, es que no dejan de ser un ejemplo de la manipulación y de la falta de cercanía entre los ciudadanos y sus gestores -dijo el administrador con cara de angustia y sentimiento de culpa.

- Sí, pero ¿a quién le importa lo que pase con las fiestas locales de cualquier sitio, si al final nadie podrá ir a ellas porque estarán esclavizados para conseguir la confianza de los mercados? -soltó aquella voz consciente.

- A pesar de todo, voy a seguir.

- Allá tú.

Porque sí, efectivamente, todo está manipulado. Todo está basado en lo mismo: la economía de cuanto más mejor, a pesar de que sea peor; lo más rápido posible; vacíate los bolsillos; consume hasta reventar; siéntete bien, aunque sea borracho, y piensa quién te lo ha dado; conviértete, ven con nosotros...

Como he comentado otras veces, el mes de mayo en Córdoba comienza en abril y acaba entrado junio, y aunque nuestros políticos y otras sociedades tradicional-gastro-religiosas se hayan hecho con el copyright, haciendo y deshaciendo, mulgando y promulgando, cambiando identidades, llevando las ascuas a su sardina, recetando rituales místicos, dirigiendo las mentes, e inculcando sus verdades, pese a quien pese, al final la decisión la toma el pueblo.

Hagamos recuento.

ROMERÍA DE SANTO DOMINGO

La Romería de Santo Domingo nace para celebrar los "milagros" del Cristo de San Álvaro de Córdoba. Eminentemente religiosa, nada sería sin los peregrinos que subían Sansueña arriba hasta el santuario. Una vez soportada la dichosa misa, fino de Montilla-Moriles y perol. Las jiras de Ricardo de Montis.

Romería de Santo Domingo.
Romería de Santo Domingo. Abril 2013
PRIMERO DE MAYO, DÍA DEL TRABAJADOR

Fiesta de los Trabajadores, primero de mayo. Celebración popular en los cinco continentes que... ¡ah!, ¡perdón!, que esto no vale. Que resulta que "la prima de la cuñada de mi primo ha tenido que esperar más de la cuenta para ver la Batalla de las Flores este año porque unos marginados sociales han decidido celebrar la fiesta del trabajo o de yonoséqué antes de la cabalgata, así que hemos tenido que esperar más de hora y media. Figúrate, con los niños muertos de hambre, mi suegra meándose y mi marido diciendo que quería tomarse una cervecita... Vamos, vamos, no sé adónde vamos a parar... ¡vaya país!"

Fiesta Internacional del Primero de Mayo, Día del Trabajador
BATALLA DE LAS FLORES

"Bueno, menos mal que se han ido ya..."

Batalla de las Flores 2013. Más gente que en la manifestación del primero de mayo.
¿A quién se le ha ocurrido celebrar la Batalla de las Flores el día 1 de mayo si siempre se ha celebrado en un domingo de abril? Bueno... seamos condescendientes; seguro que hay un motivo convincente: ¡MANIPULACIÓN!.

ROMERÍA DE LINARES

La romería a la atalaya morisca de Linares, donde se guarda la imagen de la virgen que trajo en su caballo el masacrador rey Fernando III se celebra el primer domingo de mayo. Mientras el Pepe está haciendo el arroz se oye una voz que dice "¡Pepe, que han tocado a misa!", y Pepe responde: "¡Pues tráete el vino para el arroz, que se me ha olvidado en casa!"... ¡Es que el vino del cura es para las hostias!"... "¡La hostia la que te voy a dar si no me lo traes, porque yo no me vuelvo a por el vino!... ¡y dile a tu hijo que se vaya a darle patadas a la pelota a otro sitio porque como me tire el perol lo meto en el arroyo!"

¿Qué sería de la romería de Linares sin el niño jugando a la pelota entre el arroyo y el perol?
Santuario de la Virgen de Linares. Sierra de Córdoba.
El chiquillo de Pepe se secó pronto.
CATA DEL VINO MONTILLA-MORILES

Recientemente (desde 1983) se ha sumado a este colmado mes la denominada Cata del Vino Montilla-Moriles, donde exponen las mejores bodegas cordobesas sus caldos para "degustar". Lo que pasa es que de "degustar" los vinos muchos han pasado a "degustar" sus vómitos. No hay límite. Negocio. Bebe, traga a ser posible, y si eres joven, mejor, así te enganchas antes. ¿Chiringuitos para comer?: dos. ¿Chirignuitos para beber?: treinta y tantos. ¿Resultado?: Embriaguez.

Aún recuerdo aquella primera cata, celebrada en el Paseo de la Victoria, sin vallas, sin entrada ni salida, sin WC, sin tickets de cinco consumiciones que te obligaran a tomarte cinco medios o perdías el dinero, sin copa de regalo con Manolete grabada en ella, sin música flamenca de ambiente. Es cierto que hoy, al menos, está más controlada la entrada a menores y los horarios de emborrachamiento, pero no deja de ser un negocio más. Bebe, bebe, bebe, que se acaba. Ya no dejan entrar la tortilla de patatas hecha en casa, o las gambas compradas en el hiper, o la pata del jamón que algunos se llevaban. Tienes que guardar la cola en los mínimos "changuauchos" de comida que dan lo de siempre, porque lo importante es que te atiborres de vino. Es cierto que, con moderación y buenos amigos, se hace muy ameno, pero ¿y la juventud?

Cata del Vino de Córdoba.
¿Quién mantiene la Cata del Vino Montilla-Moriles en pie todavía desde 1983?: pues el pueblo. A pesar de que lo sigan manteniendo como un negocio antes de como una verdadera cata. En cualquier caso, el pueblo es más sensato de lo que se piensa y acaba dando sentido a las cosas.

CRUCES DE MAYO

Hace mucho que las sacralizaron, pero eso es una historia lejana, y también hace mucho que las convirtieron en un negocio, especialmente para las cofradías y hermandades de la Semana Santa, que aprovechan habitualmente el entorno privilegiado del Casco Histórico de la ciudad para poner un travesaño al erguido falo, fundarlo de flores encarnadas y rodearlo de cuatro macetas de gitanillas. Y a partir de aquí: la barra para vender: Fino, Pale Cream, Cruzcampo, pinchitos, tortilla, choricitos fritos,... La barra es más larga que la Nacional Cuarta, pero la cruz lo mismo se cae con el soplo de una de las tormentas de mayo, que en Córdoba suelen ser fuertes debido a la cercanía de Sierra Morena.

Cruz de Mayo Calahorra. Poca cruz y mucho entorno. La barra a la derecha, no se ve.
Aún quedan cruces de mayo de los barrios, con sus concursos de peroles o carreras de sacos, o la rifa de un jamón, y en la que participan los vecinos con sus macetas y los albañiles del barrio montando el decorado.

Cruz de mayo de Cañero (foto 2010), participativa al cien por cien.
¿Y qué decir de esas cruces de mayo que los niños hacían con cajas de zapatos, e iban a pedir casa por casa para sacar unas monedillas? Ahora las sacan en pasos, con costaleros y capataces ¡arsielo con ella!, je, je... Vaya, parezco a Ricardo de Montis recordando sus momentos de juventud en sus escritos costumbristas.

Cruz de mayo de mi hijo (2006) Ni se le ocurrió salir a pedir monedas... se las di yo.
LOS PATIOS

Se están cargando la fiesta.

No se pueden visitar los patios de Córdoba ni con ticket ni haciendo colas. Esa no es la filosofía de la fiesta de los patios.



Cuando uno va a ver un patio se espera encontrar a sus dueños regando las flores, esperando las visitas para compartir una conversación, sin prisas, observando sin sentir el aliento del que está detrás, preguntando por esta o aquella planta, por el sabor de la guindilla esa en los guisos o el aroma del jazmín al atardecer, escuchando el chocar del agua contra el agua de la fuente y el piar del pichirichi de la jaula.

Un patio bien visto.
Esto no es un parque temático sino la expresión del pueblo, una vez más, más que nunca. No es un negocio para restaurantes y bares o tiendas de recuerdos. Es una fiesta de las personas que mantuvieron los patios a lo largo de los siglos y que alguien institucionalizó por el supuesto bien común, allá por los primeros años del siglo XX, y que hoy tiene tal dimensión que ha perdido su carácter popular para convertirse en un negocio más. Hoy se mide el éxito del festival por la cantidad de gente que los ha visitado, pero no por la calidad de su visita. El nombramiento de los Patios de Córdoba como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad ¿ha beneficiado a la fiesta en sí, o solo lo ha hecho al turismo? ¿Contaremos en el futuro los éxitos según los flamenquines, rabos de toro, salmorejos y berenjenas a la miel consumidas? No. ¡Lo hacemos ya!.

Detalles de un patio cordobés. ¿Alguien puede fijarse en esto con la bulla?

Llevo ya dos años con este sin ver un solo patio de la ciudad porque todo me huele a NEGOCIO. Todo me huele a INSTITUCIÓN, todo me huele a MANIPULACIÓN.

Calle Barrionuevo, un patio donde conversar.
La economía siempre ante todo. Cuanta más gente, ¡mejor!, pese a lo que pese, como sea. Consumir, consumir, consumir, soltar la pasta.

¡Váyanse ustedes a la mie....! Ustedes no cuidan de mi ciudad.

LA FERIA

El Rey Sancho IV El Emplazado concedió a Córdoba en 1284 dos ferias al año; una en septiembre (hoy Velá de la Fuensanta)  y otra en mayo, celebrándose estas en la actual Calle de la Feria (que algunos pretenden llamar de San Fernando), en la zona del Rastro, junto a la Torre de la Calahorra y en Vistalegre después. Cambiando de ubicación unas veces, y otras de fecha, la Feria de Mayo de Córdoba es confirmada por los catolicísimos reyes de Castilla y Aragón, Isabel y Fernando (tanto monta "el que monta tanto") y Felipe II "el oscuro".

Feria del ganado 1915

Una vez encontrada su ubicación quasi definitiva en los pagos de Vistalegre, en lo que hoy son los jardines de Vallellano, y donde se celebra con total paganidad la citada feria, pues va un agricultor de la zona, allá por la mitad del siglo XVII y se encuentra un pozo donde halla una estatuilla de una virgen a la que llaman de la Salud, porque las aguas que tocan resultan ser milagrosas (mira tú por dónde). Así que dicho agricultor se monta el chiringuito esotérico cercano en lugar y fecha a la zona de la feria, vendiendo aguas milagrosas de toda curación, y, en coleguismo con la curia religiosa local, hacen fiesta de regla (¿se llama así, verdad?) por la susodicha.

Al final, tó se junta, y con la influencia de la esotérica religión resultan y convienen renombrar a la feria de Cincuesma en la, a partir de entonces, Feria de Nuestra Señora de la Salud. Oséasé, la Feria de Córdoba.

Vaivenes de tiras y aflojas hacen que la Feria de Mayo de Córdoba tenga mayor o menor repercusión. Hay que tener en cuenta que nació como feria comercial del ganado y que lo que le rodeaba, más cercano al ocio que a la economía, era secundario.

A finales del siglo XVIII, el siglo del barroco, se prohíbe la celebración más allá de las 22:00 horas para evitar el "botellón" de los "alborotadores", principalmente jóvenes que intentan aprovechar la circunstancia para divertirse siguiendo sus propias opciones. La juventud, revolucionaria juventud, where are you guys? Come back, you're welcome!

1930
La normativa de la Feria de Mayo se hace más restrictiva en los primeros años del siglo XIX. ¡Ya la hemos cagao! ¡Ya están aquí los políticos!: Se regularizan horas de diversión, precios de los productos que se venden, iluminación interior y exterior de las casetas, tamaño de las mismas, volumen y tipo de música (¿no les suena esto? Es el año 1820, y el Ayuntamiento marca el lugar donde se habrá de celebrar la Feria, y que no es otro que el Campo de la Victoria (actuales Jardines de la Victoria, frente a la Puerta de Gallegos), y con el nombre de Feria de Nuestra Señora de la Salud,... ¡y punto! ¿de la Salud...?, se preguntan.

Pero el pueblo se sigue saltando las normas, como siempre: la gente acaba su diversión de madrugada y las orquestas tocan hasta altas horas de la noche con la policía que debería reprimirles, como aliados.

Y en 1994, después de muchos decenios en La Victoria, la Feria monta su abanico en la curva del río que el adalid Álvaro Pérez de Castro, conquistador castellano, llamó en 1236 El Arenal.

Feria de Mayo en El Arenal. El abanico.
Ahora, nuestros gobernantes, siguen dándole publicidad a nuestra feria para que vengan mucha gente del exterior a habitar en nuestros hoteles, a consumir en nuestros restaurantes... bienvenidos sean, a pesar de las bullas, ¿verdad? a gastarse la pasta, aunque lo que realmente queremos los cordobeses es divertirnos, sin que nadie nos diga cómo ni por qué. Como aquellos años del siglo XIX, algunos harán botellón, habrá casetas que sobrepasen el nivel de decibelios en la música, los caballos se cagarán en las puertas de la Caseta Municipal, los precios de los cacharritos serán los que los dueños quieran poner, y al final no nos acordaremos del Ayuntamiento ni de los políticos que lo habitan nada más que cuando salgan en la foto de feria, que seguro que lo harán.

¿Y lo que nos vamos a reír cuando lo hagan?

Y el mes de Mayo de Córdoba terminará, un año más, en junio.

Portada de la Feria de Mayo 2010. Mañana veremos qué nos dan este año de recortes.

Publicar un comentario