domingo, 13 de abril de 2014

¿Alguien me ayuda a encontrar un dibujo?


Hace unos años... bastantes años... me encontré con un librito de propaganda electoral (creo que del PSOE). Era el año 1978, el de la aprobación de la Constitución actual, o quizás el de 1982, cuando la subida a la presidencia de Felipe González...no me acuerdo... Ese librito venía con dibujos de José Ramón Sánchez, que expresaba en cada uno de ellos lo que sería este país si les votaban, o si aceptaban la propuesta (era propaganda electoral, como digo)... No lo recuerdo bien: mi biblioteca personal ya falla.

El caso es que a mí, esa propaganda no me interesaba mucho, ya que mis años de infancia-adolescencia me invitaban a preocuparme más por otras cosas, pero sí me llamó la atención uno de aquellos dibujos. Recordándolo hoy de memoria, aquello era un parque y, no sé por qué, yo pensaba que estaba en  la ciudad de Barcelona. En esos recuerdos que tengo creo adivinar que había de fondo un mar turquesa como el Mediterráneo. ¿Sería por eso?

En ese parque, repleto de personas, los niños jugaban, circulaban en bici, había barrenderos limpiado la zona, policías charlando con los vecinos, familias disfrutando de un soleado día en un lugar lleno de árboles frondosos, verde hierba y murallas medievales de fondo.

Tanto me llamó la atención aquel dibujo que decidí dibujarlo yo mismo. Así que compré dos cartulinas y las pegué entre ellas para crear una especie de panorámica, pues el dibujo de José Ramón Sánchez era así, alargado, y con mis lápices de colores intenté reproducir aquella estampa con mis propias manos.

Los dibujos del autor tienen un especial aspecto: rechonchos y expresivos, simpáticos e infantiles; el entorno no deja de ser igual, parecido a un cuento. Sus imágenes en la serie televisiva de Sabadabadá, que emitían los sábados antes del almuerzo, eran una delicia. Y yo me preguntaba: ¿cómo se le ocurre dibujar estos personajes? Mi boca abierta se cerraba de repente cuando escuchaba la voz de mamá diciendo que ya se acabó la tele, que era hora de comer.


Pues bien, aquel dibujo de las dos cartulinas pegadas, y que no llegué a terminar, desapareció. No había espacio en nuestro piso de sesenta metros cuadrados, a repartir entre siete personas, para guardarlo. Había que hacer sitio en los cajones para la ropa interior antes de para cartulinas dibujadas. Era lo lógico, y no guardo rencor por ello. Más al contrario; jamás me faltó ropa interior escamondada, ni a mis hermanos.

Pero hoy, después de unas décadas, me acuerdo de aquel dibujo, de aquella cartulina pegada, de aquellos personajes dibujados por mí, copiando los de José Ramón,... pequeñines, con caras redondeadas... ¡una cincuentena habría!... con expresión de felicidad, montados en sus bicicletas, ropas de colores, sonrisa en los labios, los árboles enormes repletos de ramas y hojas de un verde sublime.

José Ramón Sánchez tiene muchas composiciones hechas que no quiero devaluar.


Pero aquel dibujo que me invitó a tomar las riendas para reproducirlo con mis propias manos, y que me ayudó a ser valiente para asumir retos y disfrutar de la pintura, nunca más lo he vuelto a ver.

Hoy, en pleno siglo XXI, con tantas posibilidades que nos ofrece la red global de internet, yo no he sido capaz de encontrar aún ese dibujo, y por eso hoy pido vuestra colaboración. Si alguien lo encuentra, le ruego que me lo envíe. Es para mí importante. Gracias.



Las imágenes están tomadas de http://todoloqueustednecesitasaber.blogspot.com.es/2009/05/momentos-de-nuestra-infancia-jose-ramon.html
Publicar un comentario